lunes, 19 de noviembre de 2012

Equilibrio


El cuerpo humano es una comunidad de bacterias, hongos y virus que conviven sin problemas en un cuerpo sano, porque están en equilibrio y cumpliendo con su trabajo por nuestro “funcionamiento” diario.

Estos microorganismos juegan un rol importante en funciones como la nutrición y el sistema de defensa, entre tantos otros.
Si se nos dijera que existen más de 10.000 tipos de microorganismos coexistiendo en un cuerpo sano, sin dañarlo, no sería muy creíble, sin embargo estudios científicos arrojaron estos resultados.

Este es un dato importante que revela y refuerza la idea de salud a partir del equilibrio, donde comunidades de organismos vivos que conviven en armonía y en forma colaborativa brinda salud a un cuerpo.

Aunque el enfoque que se da desde la medicina a esta situación, es la de buscar qué organismos son mejores y más apropiados para la salud, el que le damos desde ConSumaSalud, es el de la salud a partir del equilibrio.

"Comprender en profundidad cómo es el ecosistema de un ser humano sano será tremendamente valioso para comprender mejor por qué un microbioma desbalanceado está asociado con enfermedades". Dirk Gevers.



Ya que, si bien no se conoce aún el por qué puede haber ciertos patógenos en el cuerpo y no dañarlo, la respuesta es seguramente, que el cuerpo está conviviendo en armonía y estoevita la enfermedad, aunque el agente patógeno entre al cuerpo.

La pregunta podría ser ¿cómo se equilibra esta comunidad?, y quizás la respuesta tenga que ver con lo ya mencionado en este mismo blog. 

Una persona que se define por vivir en paz y hace todo para que ésto sea así, sus organismos se lo agradecen y responden al estado mental de la persona.

Está claro que los desequilibrios emocionales conllevan malestar y muchas veces derivan en enfermedad, no sería raro asociar a este tipo de desbalance al de la comunidad microbiana que habita nuestro organismo.

Quizás las personas debamos conscientemente, desde nuestras actitudes de convivencia armónica con el mundo que nos rodea,  enseñar a nuestros microorganismos que seguramente nos imitan.

Una persona que decida no perturbar la naturaleza atentando contra sus cohabitantes del mundo, como lo son las plantas, animales, insectos, minerales, metales, agua, aire, tierra, hongos, bacterias y virus, quizás, quizás, pueda convivir en salud y en paz.
Una de nuestras deudas con la vida puede ser respetar la vida misma en todas sus formas.
 
Sería una gran proeza poder trocar el miedo a los habitantes vivos del planeta por el de respeto y gratitud por sus vidas y rol en este mundo que nos necesita a todos.

Como una especie de ejercicio mental que le informa a la comunidad interna el deseo de amar y respetar la vida en toda su expresión y ya no temer.

 
Salud.


Noticias asociadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario