Efecto nocebo. Promoción de enfermedades y pandemia.











Un efecto conocido y reconocido emergido de la sugestión es el efecto placebo. Éste efecto se lo asocia, más que nada, al ambiente de la medicina y en especial al de la farmacología.

Pero no se dice mucho del efecto nocebo, siendo que no es menos importante, ni menos frecuente. 

En artículos anteriores se hizo mención a estos resultantes de la sugestión, pero dadas las circunstancias actuales, amerita retomar y/o recordar cómo funcionan, al menos para prestar algo de atención y entender cómo se perfilan algunas “realidades” dependiendo de cuál de estos fenómenos entren en juego.

La ciencia tiene bien vistos estos efectos, pero más los explotan aquellos que quieren darle una funcionalidad controlada.

Es decir; en el momento en que se conoce que las personas, a través de la sugestión (creencia profunda y no puesta en duda, de una cosa o circunstancia) pueden causar en su cuerpo tanto la recuperación de la salud como causar una enfermedad,  surgen aquellos que intentan desarrollar métodos o técnicas que incidan intencionadamente o estimulen la sugestión.

Las intenciones pueden ser variadas. Unos pueden inclinarse por el efecto placebo y otros por el nocebo.

Aunque, no se descarta la posibilidad de que pueda no haber una intención definida de querer estimular uno de estos “efectos”, sin embargo, ocurren de manera demasiado habitual.

Las personas deben conocer o indagar sobre estos efectos y sus causas, si desean ejercer el control sobre su salud algún día.

Se llama epidemia y/o pandemia, a la manifestación de síntomas de una enfermedad de forma masiva. 

Por la naturaleza animal de supervivencia, la cual porta el humano, tiene tendencia a enfocarse en estos fenómenos que atentarían contra su salud y/o vida, de manera vehemente y casi obsesiva, lo cual genera un cierto estrés crónico. 

Más se difunde el evento con estadísticas, detalle de síntomas, muertes, nivel de contagiosidad, etc. etc. más se agranda el evento (epidemia-pandemia).

Cuando alguien toma conocimiento de que estuvo en contacto con un "caso positivo", empieza a funcionar el efecto nocebo con gran efectividad. El sujeto expuesto reconoce la potencial posibilidad de haberse contagiado, ya conoce cuáles son los posibles síntomas y el temor cada vez es mayor. 

Su corazón comienza a oprimirse, su claridad comienza a volverse turbiedad, su garganta ya no responde naturalmente, sino que comienza a cerrarse. Poco tiempo después un dolor muscular comienza a emerger y el pánico hace el resto.

Y ya tenemos un nuevo caso, aunque, lo más probable es que un caso de origen a varios casos, haciendo que la “enfermedad” crezca exponencialmente.

Si a ésto le sumamos el constante bombardeo, por diferentes vías, de información obsesiva y alarmante pero con un tenue y ridículo llamado a la calma, se cierra el círculo perfecto de producción de pandemias.

Sólo se necesita apuntar al miedo que mora en cada uno y recordarle que está en riesgo.

La buena noticia es que el antídoto está hecho de la misma esencia. La sugestión.

El efecto placebo también puede ser causado intencionadamente, sólo hay que saber “engañar” a la mente intelectual. Él único requisito para que funcione es: 

 ~creer profundamente y sin ninguna duda, en aquello que nos devolverá la salud~

Para dar con el método que sea efectivo debe reconocerse en qué se deposita la creencia e identificar cuáles son los símbolos en los que depositamos la confianza.

La forma usual del placebo es la famosa pastilla de azúcar o una emulación de cirugía, pero para alguien espiritual puede ser una vela, oración o meditación. Puede ser una persona o un libro. agua con limón, agua bendecida, ayuno, reiki, musicoterapia, aromaterapia, yoga, alimentación saludable, motivación, simple relajación y disfrute del presente, técnicas de respiración profunda, etc. etc.

Pero lo más importante es, reconocer que uno tiene el poder de enfermar como de sanar y es uno quien decide en cuál enfocarse intencionadamente.

Salud!


En la sección Videos se pueden encontrar dos videos de Redes para la ciencia dedicados a estos dos efectos.

Artículo relacionado: Poner a la sugestión en favor de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario