lunes, 25 de marzo de 2013

El pasado no nos define.




No hay psicología; sólo hay biografía y autobiografía".

"Entre los animales es "comer o ser comido", entre los seres humanos, "definir o ser definido".

Thomas Szasz.

El psicoanálisis se volvió en muchas sociedades una de las actividades más, ¿como decirlo?, rutinarias. Cuando se le pide a una persona que enumere las actividades que hace en la semana, es difícil encontrar una que no diga – ir a terapia – refiriéndose al psicoanálisis. Son tantas las personas que se psicoanalizan, al punto de llegar a quedar como rara aquella persona que dice no psicoanalizarse porque no tiene la necesidad.

Este fenómeno, como todas las cosas, no es una casualidad, tiene una causa u origen y no es lo estresante de vivir en sociedad, dado que en el pasado no se la pasaba de maravillas. Todo tiempo tuvo sus complicaciones, no es éste uno peor, de hecho hay quienes sostienen que estos tiempos debieran de ser mejores.

Lo que sí pueden tener estos tiempos y que no ayuda en nada, es la necesidad impuesta y auto-impuesta de auto-definirse para poder ubicarse (o perderse) en el mundo. Esta auto-definición se hace sobre una base algo inestable, por no decir ilusoria, que es el pasado, o más bien, los recuerdos.

Si se le diera la suficiente importancia a la mente y su funcionamiento, se atendería mejor a estos aspectos, sobretodo al de la memoria.

¿Qué ocurriría si se le implantaran recuerdos falsos a una mente?, ¿cambiaría su personalidad o su forma de verse a sí misma?, ¿qué le ocurre a la personalidad de quienes pierden la memoria?.

Los recuerdos están solo en la mente de quien evoca esos eventos del pasado en el presente. Lo interesante de ésto es que esos recuerdos suelen ir cambiando con el tiempo y variando las emociones que movilizan dependiendo del presente que esté viviendo la persona. O sea, los recuerdo son recreados.

De esta manera, la persona logra amoldar lógicamente su pasado a su presente y a sí reforzar las ideas que tiene de sí misma.

Estas ideas pueden variar de unos a otros, pero en la base, todas tienen una carencia de valor. Es decir, están los que se auto-definen con calificativos que rayan el narcisismo y otros la auto-crítica destructiva, y cualquiera sea el caso, el atribuirse de manera determinante aspectos personales según el propio auto-análisis conlleva el resultado de la auto-limitación y por qué no, a la frustración por no poder ser eso que no es.

Cuando las personas usan la auto-definición creyendo que lo hacen como aceptación, no toman consciencia que lo que están creando es la propia prisión que no les deja ir más allá de las posibilidades que creyeron son limitadas.

El pasado no define a las personas, sino que las personas definen el pasado y más, definen cómo les influenciará este en su vida en el presente.

Como mires tu pasado será como te sientas en el presente y forjarás un futuro.

Así es como las personas no salen de vidas que mantienen una línea, sin variar demasiado su forma de ver y sentir el mundo.

Cuántos están usando hoy el “yo soy” como un justificativo o excusa para no dar el paso que les dará la aventura que esperan en su vida.

Yo soy muy tranquilo, yo soy muy activo, yo soy tímido, yo soy inseguro, yo soy, yo soy...

Yo soy es una frase determinante para la mente. ~Serás lo que definas ser~: Yo soy feliz, yo soy paciente, yo soy valiente, yo soy capaz, yo soy inteligente.

¿Por qué no definir ahora voluntariamente lo que SOY? en lugar de creer que el pasado me moldeó una vez y ya no hay nada por hacer.

Usar “Yo soy” como una definición activa que disuelva el pensamiento crónico destructivo y de menosprecio de las capacidades, quita al pasado, total poder de dominio de las emociones para entregarle vida, poder y entusiasmo al presente.

Por el nuevo ser que nace AHORA.


Salud.


Si hubo y ya no hay, ¿quién puede asegurarlo?.
¿Dónde está el recuerdo? ¿de donde viene lo recordado?.
El presente es precioso regalo.
Perder lo perdido que se perdió en el pasado,
para volver a crearlo, ¿qué modelo estoy usando?.
Impulsos fugaces del universo electro-estático,
un poco de acá y de allá, listo, armado.
Ahora frente a mí, nuevamente el pasado. Micaela Javi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario